El estado de estar saciado es enervante. El tener todo lo que uno quiere es una versión del infierno.


Lionel Shriver

Lionel Shriver

Big Brother

Lionel Shriver es una escritora estadounidense ha vivido en Nairobi, Bangkok y Belfast y actualmente radica en Londres. Ganó el premio Orange de ficción en 2005 por su novela “We Need to Talk about Kevin”.  Big Brother es su 12² novela.

Su novela se concentra en las relaciones familiares: una mujer que no es la madre biológica, un marido celoso de la relación entre hermano y hermana… ¿el cuadro familiar es importante?

Hace poco me encontré por casualidad con la frase de que “todas las novelas son acerca de la familia.” Si uno interpreta “familia” en el sentido amplio, creo que es verdad. Todas las novelas construyen una familia de personajes con intensas relaciones entre ellos, sean o no familia de sangre. Pero claro, el sentido literal de familia ha fascinado por largo tiempo a los escritores (y no sólo a las escritoras sino a cualquiera).
El gran hermano está preocupado por la tensión entre la familia que uno escoje y la familia con la que uno está atrapado. La narradora está desgarrada entre la lealtad hacia su hermano mayor y la lealtad hacia su esposo (que odia a su hermano) y sus hijos adoptivos.
Su marido es hijo único y sospecha del lazo entre los hermanos. Está celoso de esa conexión que de alguna manera engaña a la marital puesto que va más allá e implica el primitivo compartir del ADN. Hay un sutil hilo erótico en las relaciones fraternas con el que intenté bromear sin llegar muy lejos como para que esta relación hermana-hermano fuese abiertamente incestuosa. Creo que los lectores de ficción están hartos (lo sepan o no) de que el gran secreto de las familias novelísticas resulte ser el incesto. Menos tensiones sexuales literales resultan mucho más interesantes.

La necesidad de reconocimiento es una fuente de insatisfacción, pues pocos son los que pueden tener sus quince minutos de fama en la sociedad del espectáculo. ¿La insatisfacción es la clave para entender su novela?

Irónicamente la satisfacción no es satisfaciente. Es decir, el estado de estar saciado es enervante. El tener todo lo que uno quiere es una versión del infierno. Como mi narradora lo dice, no es realmente grande “no querer nada”. El deseo energiza. El apetito provee de dirección y propósito. Somos mucho más felices con la zanahoria colgando frente a nuestras narices fuera de nuestro alcance. La zanahoria puede ser comida de verdad (anticipar una comida es a menudo más agradable que comerla), o puede ser metafórica, como el éxito en el trabajo. Pelear por el éxito enciende un fuego a los pies de uno. Solamente tener éxito, solo sentarse allí. No hay nada que hacer.
Esta novela habla sobre ella extraña insatisfacción del éxito en el trabajo, y también la naturaleza peculiar de esta aparentemente universal sed de ser famoso. La narradora encuentra su pequeña celebridad desagradable. La celebridad te convierte en un objeto para las otras personas, uno que poco tiene que ver contigo. El anonimato es una alegría, una liberación. Caminar por al calle en paz es uno de los más grandes placeres de la vida.

¿Cual ha sido la reacción de los lectores estadounidenses sobre la obesidad?

Cualquier número de lectores ha estado agradecido por una novela que lleva la obsesión con el peso y la comida en un nivel más profundo que el de las recetas para adelgazar de las revistas de moda. Pero he oído de algunas personas gordas que se han sentido ofendidas. Lo que me ha exasperado, porque este es un libro que mira hacia atrás para simpatizar con los sufrimientos de los obesos y la desesperación que conlleva el sobre-interpretar y sobre-significar el tener sobrepeso. (Obviamente eres un perezoso, autoindulgente e indisciplinado, que sufre claramente de un defecto moral, un defecto profundo en su propio carácter.) Sin embargo, las personas que más se han indignado por esta novela no lo han leído. ¿No es típico?

No hay una verdadera crítica a la comida industrial en su libro. Los “gurus de la dieta” son el verdadero blanco. ¿Por qué?

Señalar a la industria alimentaria le corresponde a la no ficción, y si este libro fuera diatribas contra McDonalds y Frito Lay sería tedioso, y también simplemente repetiría un montón de otras diatribas que se pueden encontrar en diferentes secciones de una librería. También estoy interesada en mirar a las fuerzas externas para explicar por qué me como una dona de jalea. Nadie me obliga a comerme una dona, ni siquiera la publicidad de Krispy Kreme en mi televisión 24/7. Todos tenemos la capacidad de rechazar la comida poco saludable y engordadora. Si hay una “respuesta” a las crecientes tasas de obesidad, es que la gente se decida a comer menos y mejor. Big Food no va a detener su marketing de mierda. Mira lo que pasó cuando comenzaron a reducir la grasa de las galletas: simplemente reemplazaron la grasa con el azúcar. Genial.

¿Qué es lo que le hizo querer empezar una novela?

Tengo una idea. Tiene que ser una idea para un libro que yo misma querría leer.

¿Que es lo que una “muñeca” diría sobre Lionel Shriver ?

Este es mi guión para una muñeca Lionel:

¡Qué horror!
Esto es indignante.
Dame un momento.
O sea, por favor.
No me lo vas a creer.
Hablando de patético.
En serio, es triste.
¡Me vuelve loca!
¡Oh, por Dios!
Idiotas de mierda.
No es tan divertido.
Oh, querido, estos chiles están más picantes de lo que esperaba.